MAYO

montano_jose_andre_photo

El niño prodigio

Ama a todos

“No dejes que nada ni nadie te impida hacer todo lo que has soñado”.

09-Mayo-2018

José André nació en Cochabamba (Bolivia) el 20 de marzo de 2005. Ciego de nacimiento, su talento musical afloró a temprana edad. Experimentó primero con instrumentos de percusión como bongos, panderos, congas y cabassa, y posteriormente se dedicó al piano, a los 6 años fundó su primera banda de jazz.

A los 8 años, lanzó su primer disco titulado “Ama a todos”; él cuenta por qué le puso así: “Le puse ese nombre porque amo a todos en general y el amor es un sentimiento muy grande que tengo”.

A los 12 años empezó a tocar para miles de personas en países como Estados Unidos, Canadá e Italia, tocó en el afamado Kennedy Center de la capital norteamericana, un auditorio reservado para los grandes de la música. Unicef le reconoce y afirma que ha visto en los valores del jazz un ejemplo de promoción de la paz.

En 2017, conoció a Will Smith quien en un encuentro reafirma un mensaje especial: “A los niños les digo que luchen por sus sueños y siempre sean felices en la vida, ámense, no se peleen nunca”.

Y tú…

¿Cómo derribarás muros para alcanzar sueños?

Pídeselo a Dios…

“Dios nuestro, que ante la adversidad no caigamos,

e inspirados en el amor nos levantemos para

alcanzar nuestros sueños”.

Amén

La paz perfecta

¿Mantienes la serenidad?

“En las adversidades sale a luz la virtud”.

02/Mayo/2018

Érase una vez un rey que quiso premiar al artista que mejor plasmase en un cuadro la sensación de paz perfecta. Muchos fueron los pintores que concurrieron a la convocatoria con obras de gran belleza pero, finalmente, el monarca escogió sólo dos que realmente le complacieron.

La primera obra mostraba un lago de tranquilas aguas en las que se reflejaban las plácidas montañas que lo rodeaban y un cielo de un azul intenso con algunas nubes blancas. Su otra elección era radicalmente diferente. Aunque también reproducía unas montañas, éstas eran abruptas y escarpadas. Sobre ellas caía una tormenta que descargaba un fuerte aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo caía un torrente impetuoso que rompía con fuerza contra piedras y salientes.

En principio, nada hacía pensar que este cuadro transmitía paz, pero, fijándose bien, el rey había observado que, tras el torrente, crecía un árbol y, en una de sus ramas se había posado un pájaro que descansaba plácidamente, ajeno al ruido.

El rey escogió esta segunda pintura y explicó así su elección: “Paz no significa estar en un lugar sin conflictos, problemas o ruido. Paz es permanecer serenos a pesar de que a tu alrededor todo sean adversidades y dolor”.

Y tú…

¿Cómo mantienes en paz tu mente y corazón?

  Pídeselo a Dios…

“Dios nuestro, en tiempos de angustia y adversidad

te pido paz y calma para tomar la mejor elección”.

Amén

 

Anuncios